Ir al contenido principal

¿Que Soy?



Le dije a mi bella compañera que salía a la plaza a buscar que soy y, aun cuando para ella es clarísimo el tipo de salame que soy yo, me saludo y añadió trae también un poco de jamón cocido y pan por favor. Me di cuenta de que no da puntada sin hilo para cerrar la puerta con un adiós.

Caminaba con el mismo ritmo de un pedaleador. Es decir que era como un bípedo con problemas de locomoción en la cabeza que daba sus pasos sin el andador; medicamentado por la experiencia de viernes y sábados.

Tenía como obsesión la lista, que soy jamón y pan, quizás un chancho capaz de sudar; podría ser tanto si comenzase a estudiar pero ya había quedado en que iba a comprar sin indagar la procedencia de los productos, tal como soy un bruto

¡Que sol! Es el típico día al que se refería Perón, pero no les he dicho que era plena nochecita en esta patria Argentina abandonada, sin ayuda solidaria. Seré yo quien haga la carga de estas letras corrompidas que se vendieron a cambio de nada. Debo de tener una mercería o sería que no he entendido lo que nadie ha explicado entuavía.

Sordo o muy negado no tengo una pista, les he dicho caminando, sin seguir una carrera, sin dinero elitista para adquirir las porquerías que se la pasan ofertando. Me cegó la cartelería de productos de baño que predican de la mierda verde, roja y amarilla; que prometen nuestras heces serán las que más brillen en todo el oeste al este del mostrador barandilla donde se venden estos ocotes de pacotilla.

¿Qué soy? Un eslabón de la cadena alimenticia, un huevón, Matías el que se olvida del cerdo y la panadería. El encargado de la memoria, de hacer hoy, de cosas traídas, de la expedición.

El que pregunta averigua su condición dado que no hay verdades ambiguas. El espejo que rompió fue en una de las pesadillas que aun no soñó, aunque teme que esa imagen le persiga, aunque crea que la vio en el lavabo luego de una comida y su resultado ulterior.

Este chiquero con suciedad hasta las paletillas me llena de calor pues están las dos cocidas a las caderas de bailador. Sigo a esa musiquilla que solo escucho yo, que la toca el libretista en el son del cuaderno, ese que es de mi autoría como delitos diversos.

Hace tiempo que no me veía convirtiendo la prosa en verso. En esta matriz es mi puntería la que me dio el puesto de arquero; siempre y cuando haya un partido al que podamos referirnos. Es que soy un escritorzuelo y estos mis delirios.

  

Comentarios

Entradas populares de este blog

No solo eso

Violento romántico De las mechas, orgasmos La tortura, los mimos Los pétalos sádicos
El alma, su cuerpo Las ventanas, los parpados La saliva, el cuello Lingerie allá vamos
La amistad con deseo El noviazgo casados La aventura del beso El mordisco en los labios
Conversar hasta viejos Abolir los horarios Disfrutar hasta el tedio Ser amantes muy sabios

Viva el papo

Viva el papo y demás agujeros Horadarlos o acaso lamerlos Sazonarlos, es decir sentimientos Que lo vacuo se lo ocupe con pelos
Viva el papo, se los dice un pampero Sin suicidio senos vuelan los sesos La succión de remolinos corpiños Mamas, manos, deliciosos aprietos
Viva el papo, lo opuesto está muerto La rigidez gracias al libido La liquidez por ser efectivo La regla es: dar es lo lindo
Viva el papo de color caramelo En su tanga, caracol algo tímido Con sus mechas un feroz leoncito Si que apesta a cebolla y deseo
Viva el papo contenedor de cariño Voy con fuerza, más sin faltar el respeto No es violencia esos dulces Chirlitos Lo que quiera, es decir, si lo acepto
Viva el papo en sentido heterodoxo Viva el culo de Sodoma putanesco Viva el mundo, el amor entre individuos
Vibra hondo en el fondo, paraíso

Solitario (Que Animal!)

Asís no es San Francisco Es lo del pez jesúscristo Es de interés educativo Comprender y unirse al gremio Dos o tres con tus vecinos Cualquier cosa pégame un grito
Atados a pánicos televisivos Cuando con solo encontrarse Educar a los niños Llenarles de frases de patriotismo Puntos suspensivos Luego ignoramos, no ha sucedido Un estadista ficticio preocupado por cariños La religión del utopismo Estar estudiando el cuerpo
Quisiera ser más grande Portar un pulso férreo La inteligencia usarla como un filo Condensar tò en sonetos Poesía y activismo Café y cigarrillos Espejos caligráficos que están forjando adictos
Autorizo que me llamen mamarracho Mis vestidos, podéis decir harapos Desafío a que examinen mis motivos Al pensamiento hay que darle domicilio Hay que cabecearlo con optimismo Mantener encendido el estamos explotando Nosotros sabemos, urge enseñarlo Ese es el único gesto solidario