miércoles, 22 de noviembre de 2017

nel forno

Como en un duelo, disparamos al unísono
Sendas miradas
Entonces supimos
Tamos muertos

No habrá tormenta que rompa este amarre
Soy tu junco belleza ¡Átame!

Los dos juntos, proezas
Por esto apunto a ser poeta

Esta es mi Victoria definitiva

En mi ella encuentra su parte de musa
Cobijo, luz eléctrica
Un espíritu de lucha en su defensa
Aquel que la escucha pensando que no sufra

Él se nutre de su sonrisa

Hace patrimonio con un abrazo
Arde hasta el demonio si nos besamos

A mí me tiene tonto, así, entregado
Sintiendo como floto solo recordando

La escultura de su rostro
Los pilares de sus piernas
Su cuello, a punto, sabroso
La labor en el colegio, ese doy doy
Madre de un par de regalos criados con esmero
La fuerza de un toro bravo en envase esbelto

STOP

La bandera aquí planto, hasta ser viejos
Ni que estrellas ni que tanto

Le amo, así de sencillo queda consignado .


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soliloquio

La tierra, el barro, los juegos La plaza, las niñas, tenernos La baba me cuelga, es obvio Disfruto lo escueto del tiempo Soberbi...