Ochenta Hojas


He descubierto el cuaderno
Le daré la vuelta en ochenta hojas
Será durante el invierno
Todo mezclado como ensalada rusa
En alemán no, en castellano
La madre que me pario es gallego segunda
Mi abuelo un buen español
Mi abuela, la india, su búsqueda
Su segundo marido fue aviador
El tercero casi ni le duró
Del otro lado la sangre asusta
Un mitómano crónico
Una santiagueña astuta
La segunda abuela
Un cariño de calma
Lina la sabia
De mis padres mejor ni hablar
No vaya a ser que exista el karma
Pues todos mis meritos fueron ser fértil
La ausencia estigma, mi marca
A tres niñas hermosas les hago falta
Los espejos gritan ¡imbécil!
Era solo alejarse de su mamá
De las mentiras, la frigidez, la vacuidad
Hoy existe Valentina, el ying de mi yang
La vagina que recita el presente del verbo amar
La señorita que me explica el ser intelectual
La agencia de inteligencia que es compañía moral
La musa que pisa e me inclina a ponerme a pensar
A quien le hurgo las cosquillas que leéis literal

Comentarios

  1. Me ha gustado mucho tu poema por su frescura y su narraciòn.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  2. Me da una mezcla de pena y bronca lo de las tres hermosas niñas con el papá ausente. Entiendo, es ficción, igual me da tristeza y me enoja.
    Muy linda la forma de escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hasta donde yo se no existe la poesía de ficción, hay quizás algo de exageración pero nunca ficcion:
      mil gracias por su lectura

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares