Ir al contenido principal

So ver vió


Era un medico que se destacaba del montón por cometer menos errores que algunos de sus colegas
No era Doctor puesto que no tenia la experiencia ni la necesidad ni la edad.
Un Brujo, un sanador, alguien acostumbrado a oír las suplicas mas desesperadas y genuinas, y a
dar solución a estas.
Estaba ufanamente satisfecho por el poder que implicaban estas soluciones.
Pobre este medico, pobre de espíritu, sin darse cuenta empezó a creer que era más que un ser
humano normal.
Se confundió.
No pudo comprender que su experticia, su habilidad, solo era requerida en tiempos de dolor y
 sufrimiento, de pena, agonía.
Confundió el alivio con la felicidad.
No noto la belleza del corte de su chaqueta, ese diseño, la textura de esa tela, que además de
abrigo le brinda la seguridad que solo poseen los hombres bien vestidos o , aun peor, lo notó y
en una conversación que aisladamente escuche, se postuló como superior al instruido artesano que
diseño la elegancia que el compro.
Y su intelecto superiormente entrenado no supo distinguir entre una faldeada al costado de un
edificio y un almuerzo de trabajo de trabajo signado por la camadería y el respeto.
En su soberbia no pudo maravillarse de que del grifo de su baño saliera agua.
Es que todo es tan sencillo como el abrazo que le damos a nuestros hijos antes de que se
vayan al colegio, es tan solo como el suspiro que nos provocada nuestro ser amado.
O bien la camadería que en esa faldeada después de hacer una loza compartían los peones con el
maestro, el ingeniero y con el Doctor que a pesar de no ser tan jovencito y gracias a
no ser tan jovencito estaba ayudando a construir esa casa para los suyos. Para disfrutar con
sus iguales y leerle hist
orias de duendes y hadas a sus hijos. Para descansar de la agobiante
responsabilidad de sanar. Para que cuando concluya su trabajo se considere persona y enorgullecerse
de que todos ellos han sido pacientes y hayan confiado en sus antecedentes, su experiencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No solo eso

Violento romántico De las mechas, orgasmos La tortura, los mimos Los pétalos sádicos
El alma, su cuerpo Las ventanas, los parpados La saliva, el cuello Lingerie allá vamos
La amistad con deseo El noviazgo casados La aventura del beso El mordisco en los labios
Conversar hasta viejos Abolir los horarios Disfrutar hasta el tedio Ser amantes muy sabios

Viva el papo

Viva el papo y demás agujeros Horadarlos o acaso lamerlos Sazonarlos, es decir sentimientos Que lo vacuo se lo ocupe con pelos
Viva el papo, se los dice un pampero Sin suicidio senos vuelan los sesos La succión de remolinos corpiños Mamas, manos, deliciosos aprietos
Viva el papo, lo opuesto está muerto La rigidez gracias al libido La liquidez por ser efectivo La regla es: dar es lo lindo
Viva el papo de color caramelo En su tanga, caracol algo tímido Con sus mechas un feroz leoncito Si que apesta a cebolla y deseo
Viva el papo contenedor de cariño Voy con fuerza, más sin faltar el respeto No es violencia esos dulces Chirlitos Lo que quiera, es decir, si lo acepto
Viva el papo en sentido heterodoxo Viva el culo de Sodoma putanesco Viva el mundo, el amor entre individuos
Vibra hondo en el fondo, paraíso

Verbo odiar

Hay una generación de pelotudas hijas de puta De boludas frígidas en todo y en la cama Mujeres amorfas con grasas en las ganas Entidades perniciosas dedicadas a odiar Vacas sudorosas, ratas de albañal No saben conjugar el verbo amar en ninguna persona Sufren de angustias si algún conocido triunfa Ni una verdadera miga por sus lenguas viperinas Agrias, solitarias, mal cogidas Faltas de bondad, seca la vagina ¡Las dos cosas importan! Pedazo de estúpidas Si leyesen …, si se dejasen …, si se les nota No prestan el traste, nadie las goza Se llaman cobardes incapaces de dar Corre por su sangre un rio de bosta Anhelan llegar a ser basura blanca Son la vergüenza indoamericana Esas que pensarlas provocan arcadas A menudo burócratas con aspecto de basura Nada y encima perjudican, corroen, cansan
A esas imbéciles odia Matías Canga . .